domingo, 28 de noviembre de 2010

Reproducción de aromáticas I (por esquejes)

Una de las maneras de lograr nuevas plantas de aromáticas en base a otras ya existente es la reproducción por esquejes (también conocidas como estacas), que se trata de lograr que una fragmento de la planta saque raíces y forme una nueva planta. A continuación, las recomendaciones para la realización de esta técnica y comentarios sobre cómo me resultó su ejecución. Reproducción por esquejes
            Esta técnica consiste en realizar un corte y tomar una porción de una planta, ya sea del tallo, una rama o incluso una hoja para conseguir que genere raíces y forme una nueva planta.
            La gran ventaja es que podemos generar, a partir de una planta que ya tenemos, otra nueva, sin necesidad de pasar por el proceso de recolectar las semillas, plantarlas y esperar que germine. También sirve como una forma de “pedir” una palta, pues sólo se requiere solicitar que nos corten una rama, lo que no representa ninguna molestia.
            También es interesante esta experiencia que se cuenta en el blog Desde el sur del mundo, donde con las ramas que obtuvo por una poda que era necesaria para un planta, además pudo generar nuevas y distribuir por todo el jardín. Su autor señala: “Son restos de podas, que hubiesen acabado en el contenedor o como material de la compostera, pero no, simplemente con unos pasos y un poco de paciencia, ya podemos contar con varias plantas nuevas (…) por la satisfacción de poder lograr algo con tan poco”.
            En el caso de las aromáticas podemos realizar esquejes a partir del tallo principal o de una rama. Es casi seguro que convenga utilizar el segundo, salvo que sea una planta que “tienda a volverse un árbol”, como es el caso del laurel.
            Por lo tanto sólo referiremos a éste, que como su nombre lo indica se trata de realizar un corte en una de las ramas. Este debe ser justo por debajo del nudo o yema y dejando una sección de alrededor de sólo diez centímetros de largo, con dos o tres nudos. Si el fragmente tiene varias hojas, conviene eliminarlas desde abajo hacia arriba, dejándole sólo tres o cuatro
            Sobre qué rama elegir, las recomendaciones a tener en cuenta es que debe ser sana (sin plagas), joven (no elegir ramas viejas, pero tampoco aquellas que sean demasiado tiernas) y sin flores.
            Luego se procede a plantarlos. Se entierra la tercera parte en un sustrato (en este primer momento, utilicémoslo como sinónimo de tierra) que cuente con un importante porcentaje de arena (en infojardin señalan que esta relación debe ser de partes iguales). Como  requiere suelos aireados, se puede agregar perlita (son muy conocidas, esas piedritas blancas)
            El lugar donde se la ubique debe ser cálido, pero siempre manteniendo una buena humedad en la tierra.
La época en que se debe realizar los esquejes depende directamente del tipo de planta. El sitio Consumer/Eroski señala: “En las plantas herbáceas, los esquejes se deben realizar a finales de verano o principios de otoño. Esta última estación es también la época adecuada para las leñosas, mientras que las plantas de maceta se multiplican mejor en primavera o en verano”. En caso de las aromáticas lo más recomendable es hacerlo a fines de primavera o principios de verano.
             Según la Revista jardín, se puede multiplicar mediante esta técnica: orégano, mejorana, hierbabuena, menta, melisa, romero, salvia, tomillo, lavanda, ajenjo, curry, estragón, ruda y cedrón. 
Luego de tres o cuatro semanas, los esquejes ya habrán desarrollado sus raíces. Nos damos cuenta que ha “prendido” una vez que empiezan a salirle nuevos brotes.
            No suelo usar esta técnica, generalmente cuando pido una planta, como se trata de conocidos, directamente me pasan el esqueje ya brotado. 
            Hace exactamente 22 días empecé un experimento para acompañar este post, el tema es que lo hice antes de investigar sobre el tema, por lo que cometí varios errores, referidos sobre todo al tamaño del esqueje o la antigüedad de la planta.
            Por si alguno le interesa, dejo las fotos de lo que hice, como para no repetir el error. Lo importante de la experiencia es confirmar que pese a equivocarme, el romero y el tomillo igual “prendieron”, lo que implica que sería fácil hacerlo siguiendo las recomendaciones. Intentaré nuevamente con las otras plantas, ahora que cuento con toda esta información  
 
Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...